JO WhatsApp Contact Button

DATOS QUE NO SABÍAS DE TU CEPILLO DENTAL

 

Dr. Alejandro Vázquez Sandria

Certificado por el Consejo Mexicano de Periodoncia

Dra. Adriana Reyes y Zepeda

Certificada por el Consejo Mexicano de Rehabilitación Estética

 

 

 

Estudios han mostrado que varios microorganismos pueden crecer en los cepillos de dientes después del uso. Los cepillos se contaminan con bacterias, sangre, saliva, desechos orales y crema dental. Aún después de enjuagarlos con agua del chorro, los cepillos de dientes visiblemente limpios pueden permanecer contaminados con gérmenes potencialmente dañinos.

 

 

Los cepillos de dientes contaminados pueden ser un depósito para la transmisión directa de gérmenes al igual que una fuente de introducción o re-introducción de gérmenes de tejidos infectados a tejidos no-infectados, por lo que es importante que sepas que los cepillos dentales:

 

1.- Mantienen concentraciones de microorganismos, algunos de ellos son bacterias intestinales y gérmenes fecales que se evaporan del inodoro.

2.-Las bacterias entéricas, que en su mayoría viven en los intestinos, pueden pasar a los cepillos y terminar en la boca cuando la persona no se lava las manos antes de tomar el cepillo.

3.- La dosis de pasta dental no se debe de aplicar a todo lo largo del cepillo dental, únicamente el tamaño de un guisante o la que tu dentista te recomiende.

4.-Los cepillos dentales que no estén aceptados por alguna institución de salud provocan mayor abrasión a los dientes.

 

 

 

Por lo que como especialistas en el cuidado de la salud bucal te recomendamos guardar los cepillos de forma vertical con las cerdas hacia arriba, evitando que estén en contacto unos con otros.

 

Para limpiarlos, solo es necesario enjuagar a fondo los cepillos con agua potable después de cada cepillado.

 

Utilizar enjuagues bucales antes del cepillado en caso que te lo recete tu dentista.

 

También es importante cambiar el cepillo de dientes después de un resfriado, gripa o infección bucal ó de garganta, debido a que los gérmenes pueden esconderse en las cerdas del cepillo y reactivar la infección.