JO WhatsApp Contact Button

¿QUÉ HAGO SI MI HIJO PIERDE UN DIENTE ACCIDENTALMENTE?

 

Dra. Adriana Vázquez Reyes

Odontopediatra

Certificada por el Consejo Mexicano de Estomatología Pediátrica.

 

 

Nadie está exento de sufrir un accidente puesto que los golpes en los dientes son un problema muy frecuente en los chicos. La posibilidad de solucionar fracturas o la pérdida de piezas dentarias depende de las maniobras que se realicen en el lugar del accidente, así como de la rápida consulta al odontólogo.

 

 

Se estima que uno de cada tres niños sufrirá un trauma dental antes de terminar la escuela secundaria, donde se verá afectada la pérdida de un diente, sobre todo los anteriores superiores y estadísticamente en edades de 11 a 15 años, siendo más común en varones debido a que éstos reciben impactos en la cabeza por el tipo de juegos que realizan a diferencia de las chicas.

Es importante saber que un diente permanente puede ser reimplantado con éxito, por lo que conocer qué hacer en éstos casos es relevante, ya que el éxito de futuros tratamientos dependerá de los primeros 15 minutos después del accidente.

 

 

 

La Organización Internacional en Traumatología Dental recomienda los siguientes puntos:

 

1.- Si el niño se golpeó en la cabeza, lo más importante es valorar su estado de conciencia, dándole prioridad a lesiones mayores que puedan arriesgar su vida.

2.- Nunca dejes el diente en el suelo. Si el diente que se salió es permanente y se encuentra sucio, sujétalo de la corona únicamente (porción visible del diente en la boca) y lávalo bajo el chorro de agua corriente (de preferencia de garrafón). No frotes la raíz ni remuevas las finas fibras que se encuentran adheridas a ella. No utilices ninguna sustancia como alcohol, cloro o desinfectantes.

3.- El mejor lugar para consevar el diente es en el alveolo dental (espacio donde va insertado el diente); aunque no es una maniobra fácil, debes intentar colocarlo en el alveolo dentario. Pide a tu hijo que muerda un pañuelo o gasa, ya que ésto incrementará las posibilidades de que el diente sobreviva si es en los primeros 15 minutos después del accidente.

4.- Si el diente no se puede reinsertar, consérvalo en leche a temperatura ambiente, ya que ésta es un buen conservante por su composición química compatible con la de los dientes y acude inmediatamente al dentista.

Muchos accidentes ocurren el automóvil o en situaciones donde no se cuenta con los elementos para hacer los pasos anteriores. Si no puedes colocar nuevamente el diente en el alveolo y tu hijo es lo suficientemente maduro para mantener el diente dentro de su boca, pídele que lo mantenga entre la mejilla y las encías inferiores, en lo que llegan a un odontopediatra o dentista.

En caso de expulsión de dientes de leche, "no hay que intentar colocarlos, ya que pueden dañar al germen del permanente".

Es indispensable que desde que el niño esta aprendiendo a caminar, se le enseñe que al caer se proteja siempre la cara y la cabeza. Ésto se logra fortaleciendo las muñecas y mostrándole como poner las manos cuando caiga, para que lo primero que toque el suelo sean las manos y no la cara o la cabeza.

 

 

Bibliografía

Maria Theresa Flores. Lars Andersson. Jens Andreasen. Guidelines for the management of traumatic dental injuries II. Avulsion of permanent teeth.

Journal American Academy of Pediatric Section on Pediatric Dentistry. 2009